Lewis Hine. Pionero de la Fotografía Documental


La Fundación Mapfre en colaboración con la George Eastman House, presenta una retrospectiva del fotógrafo norteamericano Lewis Hine (Wisconsin, 1874 – Nueva York, 1940), una de las figuras claves del documentalismo social.

Vinculado a movimientos progresistas e instituciones humanitarias, recurrió a la imagen fotográfica para reflejar la injusticia y la miseria de la época. Fotografió el trabajo urbano, la explotación laboral infantil y, en general, los escenarios vitales de las clases trabajadoras. Sus series de fotografías de la isla de Ellis, la construcción del Empire State o el trabajo infantil a lo largo de todo el país, forman ya un documento indispensable para entender la historia social de ese periodo.

Comenzó tarde en esta profesión, siendo maestro en Nueva York aprendió fotografía con el fin de defender aquello en lo que creía que merecía la pena luchar. En 1904, con su primera cámara fotográfica, una sencilla cámara de fuelle de 13 x18 cm, montada en un trípode inestable y un flash de magnesio emprende un año de expediciones fotográficas a Ellis Island (Nueva York), con el fin de hacer retratos de inmigrantes recién llegados que sirvieran de inspiración a sus alumnos. Es a partir de este momento cuando Hine decide dedicarse plenamente a la fotografía.

En 1908, se convierte en el fotógrafo oficial del National Child Labor Committe (NCLC; Comité Nacional de Trabajo Infantil), organización creada para luchar contra el empleo infantil en la industria pesada. Tan fuerte fue su compromiso en este campo que, gracias a la documentación que aportó  y con la ayuda de dicho Comité, contribuyó a que se promulgara una ley de protección laboral para los menores.

A finales dela Primera GuerraMundial trabajó para la Cruz Roja americana documentando las consecuencias de la guerra en Europa. Por primera vez, su cámara recogía testimonios de los movimientos poblacionales de desplazados de guerra, facilitando a la Cruz Roja la concesión de ayudas económicas que la organización llevaba mucho tiempo reclamando sin éxito.

Otro de sus trabajos más conocidos es el del proceso de construcción del Empire State. Impresionantes y bellísimas imágenes de los obreros en el cielo de Manhattan sin apenas protección.

Lewis Hine murió en la más absoluta pobreza y sólo tras su muerte su trabajo empezó a ser reconocido. Su legado fotográfico fue ofrecido al al Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York, que lo rechazó. Fue a parar ala Photo League, importante agrupación de fotógrafos comprometidos con la transformación social y política que trató de mantener viva su obra a través de folletos, conferencias y publicaciones, pero su disolución, por razones de índole políticas, hizo que el archivo Hine fuera transferido, en 1955, a la George Eastman House que lo conserva como un tesoro. Hoy en día se le reconoce su papel como pionero del documentalismo social.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fotógrafos, Lewis Hine. Guarda el enlace permanente.